Vidios putas el trabajo mas antiguo del mundo

vidios putas el trabajo mas antiguo del mundo

Lo creo firmemente, estoy convencida de ello. Ninguna mujer nace para puta. Nos hacen, nos convierten en putas. Nos hacen putas, nos convierten en putas". Para poder sobrevivir a todo lo que pasé, mi mente ha llevado a cabo un proceso de adormecimiento.

Hay cosas que recién empiezo a recordar. No sé cómo escapé del prostíbulo de Argentina dónde me prostituían, de verdad que no lo sé. Supongo que me atreví a decir "no". Hasta que un día un prostituidor me dio una terrible paliza.

El conserje de un hotel me ayudó, llamó a la policía. Y no se lo va a creer: Porque a quién le importa una puta. Pero las mujeres que ejercen la prostitución necesitan contarse esa mentira. Necesitan decirse que son ellas las que eligen, las que ponen el precio, las que son libres de entrar o salir cuando les apetece…. Y se lo dicen para no sentir dolor, para negar la tortura de la que son víctimas. Yo también me sostenía diciéndome a mí misma que era una trabajadora sexual. Y me di cuenta de que yo no vendía nada, porque nada era mío.

Aun después de muerta te siguen explotando. Lo primero que hace es romper tu identidad y convertirte en un objeto de uso y abuso. Empezando por tu cuerpo. Un cuerpo es un todo, pero sin embargo una puta sólo tiene boca, vagina y ano.

Una puta no tiene clientes, porque no es un banco ni una tienda. Los que van de putas son "prostituidores". Nuestros maridos, nuestros hermanos, nuestros jueces, nuestros políticos, nuestros sacerdotes… Todo tipo de hombres.

Cuando eres puta, tu cuerpo no te pertenece, ni siquiera después de muerta". La ONU calcula que la ejercen entre cuatro y seis millones de personas, aunque algunos estudios apuntan que esta cifra podría llegar a los diez millones.

Muchos negocios se discuten rodeados de comida, bebida y mujeres. Tener una amante es, para muchos hombres, una cuestión de prestigio y un modo de exhibir nivel económico.

A todo esto se suma la revolución sexual que ha vivido China desde los años Tiene alquilado un cuarto diminuto en un hutong , una callejuela tradicional, en un barrio de clase media-baja al sureste de Pekín, donde la enorme cama no deja otro espacio libre. Sobre ella come, charla y trabaja.

Como su amiga Jinjin, Wang no considera que su vida sea especialmente desgraciada. Se da caprichos que en su vida anterior no hubiera podido soñar: Ya no gano como antes. Tienen vínculos de amistad muy fuertes entre ellas. El principal problema del que hablan Wang y Jinjin son las redadas periódicas y los abusos de la Policía: Una detención sin juicio previo que puede durar hasta dos años en un centro de reeducación y donde a menudo se les exige que trabajen gratis todos los días de la semana.

Otro de sus grandes miedos es el sida y otras enfermedades de transmisión sexual: Su condición de trabajadoras ilegales les deja también indefensas ante la posible violencia de los clientes. La lucha contra la corrupción que ha lanzado el Gobierno desde la llegada al poder de Xi Jinping ha afectado al sector y le ha hecho menos visible.

Se da caprichos que en su vida anterior no hubiera podido soñar: Ya no gano como antes. Tienen vínculos de amistad muy fuertes entre ellas. El principal problema del que hablan Wang y Jinjin son las redadas periódicas y los abusos de la Policía: Una detención sin juicio previo que puede durar hasta dos años en un centro de reeducación y donde a menudo se les exige que trabajen gratis todos los días de la semana. Otro de sus grandes miedos es el sida y otras enfermedades de transmisión sexual: Su condición de trabajadoras ilegales les deja también indefensas ante la posible violencia de los clientes.

La lucha contra la corrupción que ha lanzado el Gobierno desde la llegada al poder de Xi Jinping ha afectado al sector y le ha hecho menos visible. En Pekín, una campaña de embellecimiento de la capital ha derribado muchos pequeños establecimientos desde donde estas mujeres operaban. Jinjin apunta otro factor: Con esa marcha, asegura, ha perdido clientes. Por supuesto, asegura, le gustaría que la sociedad retirara el estigma que ahora tiene la prostitución y que dejara de ser una actividad prohibida.

Pekín 12 MAY - Ampliar foto Wang Xiaohong, de 43 años, en su habitación en Pekín. Las concubinas del siglo XXI son la perdición de los corruptos en China. Y no se lo va a creer: Porque a quién le importa una puta. Pero las mujeres que ejercen la prostitución necesitan contarse esa mentira.

Necesitan decirse que son ellas las que eligen, las que ponen el precio, las que son libres de entrar o salir cuando les apetece…. Y se lo dicen para no sentir dolor, para negar la tortura de la que son víctimas. Yo también me sostenía diciéndome a mí misma que era una trabajadora sexual. Y me di cuenta de que yo no vendía nada, porque nada era mío.

Aun después de muerta te siguen explotando. Lo primero que hace es romper tu identidad y convertirte en un objeto de uso y abuso. Empezando por tu cuerpo. Un cuerpo es un todo, pero sin embargo una puta sólo tiene boca, vagina y ano. Una puta no tiene clientes, porque no es un banco ni una tienda.

Los que van de putas son "prostituidores". Nuestros maridos, nuestros hermanos, nuestros jueces, nuestros políticos, nuestros sacerdotes… Todo tipo de hombres. Cuando eres puta, tu cuerpo no te pertenece, ni siquiera después de muerta". Sí, tengo un hijo de 21 años que nació años después de que dejara la prostitución. Cuando era puta lo que tuve fue cinco abortos. Pero trabajo para que esa rabia sea combustible para seguir peleando y pensando en la sociedad. Esa rabia hace que yo no sea una mujer conformista.

Y por eso lucho con todas mis fuerzas contra esa violencia que es la prostitución. Hay que educar a los niños contra la prostitución en los colegios, en primaria y en secundaria, en las universidades… Sólo así conseguiremos que los niños no se conviertan el día de mañana en prostituidores y que a las niñas no las conviertan en putas. En primer lugar nuestros gobernantes. Una puta es el resultado de las políticas de quienes nos gobiernan. Si se cumpliera con el derecho a una vivienda, a la salud o a un trabajo, no habría prostitución.

Si una mujer tuviera esos derechos, no sería puta.

Vidios putas el trabajo mas antiguo del mundo -

Durante el día, Jinjin colabora con una ONG y promueve el sexo seguro, reparte condones y educa a las prostitutas de Pekín sobre cómo evitar las enfermedades de transmisión sexual y sobre sus derechos. Ha escrito tres libros sobre el tema, incluido uno que lleva por título "Ninguna mujer nace para puta". Sin embargo, pronto su buen olfato la lleva a otro nivel. Se da caprichos que en su vida anterior no hubiera podido soñar: Empezó a trabajar como cajera en un banco porque sabía que era el lugar idóneo para encontrar multimillonarios y poder concretar sus citas con cada uno de ellos. En la prostitución se dan todos los síntomas del campo de concentración: Como su amiga Jinjin, Wang no considera que su vida sea especialmente desgraciada. Empezando por tu cuerpo. Justamente esa es la propuesta que la cadena HBO trae a Latinoamérica a partir de este domingo 18 de agosto, a las 8 p. Y se lo dicen para no sentir dolor, para negar la tortura de la que son víctimas. Lleva en la industria del sexo ver videos de putas prostitutas asiáticas años. Por supuesto, asegura, le gustaría que la sociedad retirara el estigma que ahora tiene la prostitución y que dejara de ser una actividad prohibida. Pero trabajo para que esa rabia sea combustible para seguir peleando y pensando en la sociedad. vidios putas el trabajo mas antiguo del mundo

0 comments
Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *