Prostitutas vizcaya juan carlos prostitutas

prostitutas vizcaya juan carlos prostitutas

En los foros de prostitutas que los hay y con una cantidad de información ingente sobre el sector avisan de que en la puerta del hay un tipo con un bate de béisbol que hace las veces de guardia de seguridad. Sería en otros tiempos o sería un mito; ahora no hay nadie que controle y entro. También advierten en esos foros de que en el es muy difícil pasar del primer piso.

Hay burdeles en las cuatro plantas, pero llegar a la segunda es casi misión imposible. Hay al menos seis. Me miran mal y el ambiente es hostil.

Una chica rumana me tira de la camiseta. No son ni las diez de la mañana, pero ya huele a alcohol. Salgo y subo las escaleras a toda prisa mientras la rumana de antes me dice algo en su idioma. Sólo hay un piso abierto. Pero ahora muchos han cerrado. Se disculpa porque sólo tiene una chica disponible y me pide que la vea sin compromiso.

Así funciona este edificio: Sale una joven mulata adormilada, le digo que me lo pienso y que ahora le diré algo, la chica vuelve a su cuarto y yo me quedo un rato hablando con la madame. El de Delicias, entre un bar y un bazar, abre las puertas de 9 de la mañana a 10 de la noche D. También me dice, con poca convicción, que las chicas no viven allí: También me dice que cada burdel es independiente de los otros. Yo le pregunto que por qué y ella me dice que porque así es la vida.

Que si me interesa la chica. Ya le estoy haciendo demasiadas preguntas. Salgo y subo al tercer piso. En el tercero también hay una sola puerta abierta.

Tiene un cartel en chino, escrito a boli en una hoja de libreta. Pero en la puerta hay una señora colombiana que me atiende. Se conoce que es cliente habitual, porque lo reciben casi con honores de jefe de estado.

Yo aprovecho la confusión y me largo. Dentro distingo hasta tres voces femeninas con acento latinoamericano. Decido no entrar; ya sé lo que me voy a encontrar. El es otra cosa. Para empezar, en la puerta hay dos ecuatorianos que hacen de seguridad, de guías para los clientes y de recaderos para las prostitutas. Yo decido subir por las escaleras para ver qué me encuentro, pero no hay ni rastro de prostitutas agresivas.

Cada piso tiene una sola puerta y hay que tocar. Pasas, se presentan y decides. Tiene 5 pisos y guardias de seguridad clandestinos en la puerta Moeh Atitar. Le digo que yo no venía a tener sexo sino a hablar. Me dice que bueno, que algunos lo hacen. Yo le aclaro que no es sobre mis penas, sino sobre su trabajo. Se encoge de hombros y me dice que si le garantizo anonimato, no le hago fotos y le pago, que vale. Se hace llamar Helen, tiene 27 años, es paraguaya y tiene dos hijos, los dos en su país.

En este edificio, al contrario de lo pasa en el , todos los burdeles son del mismo propietario , un ecuatoriano que tiene otras casas por Madrid. Helen estuvo antes en un hotel de carretera, pero le obligaban a pagar casi euros diario por la habitación y la comida. Pero tener a los chicos de seguridad abajo da mucha tranquilidad. Algo que no pasa en el , donde el fuerte olor a rancio es uniforme en todo el edificio.

El funciona desde hace unos siete u ocho años, le han dicho. Yo no llegué a verlo. Aquí no hay peleas. A los clientes también les da mucha calma ver que hay alguien de seguridad. Pero al tratarse de un negocio soterrado y en manos de mafias, nadie va a poder reclamarlo. Aparecen a los pocos segundos llevando un carro de la compra cargado de papel higiénico para abastecer a las prostitutas de los cinco pisos.

Ellas no lo denunciaron y nadie fue arrestado. Llegaron en cuatro coches y los quince se bajaron mostrando los palos que los agentes intervendrían después en esos mismos vehículos. Una de ellas les recordó que iban por libre y la respuesta de uno de los agresores fue contundente: Una de las víctimas avisó a los agentes e hizo que los autores se marcharan. Acto seguido registraron los coches e intervinieron varios palos y una navaja. Sus quince ocupantes fueron detenidos acusados de un delito de coacción y dos de ellos, los presuntos autores de la agresión, de otro de lesiones.

Trece de los sospechosos fueron puestos en libertad con cargos y los otros dos, como supuestos autores materiales tanto de las agresiones como de las coacciones, fueron enviados el lunes a prisión. Se trata de un joven de 24 años, V. Buena parte del grupo contaba en su historial con antecedentes por delitos contra el patrimonio -robos, hurtos Las víctimas, esta vez, sí identificaron a todos los agresores.

Consulta las esquelas de hoy y días anteriores. Horarios, noticias, fotos y vídeos. Un regalo para no olvidar.

Regala la portada de El Norte del día del nacimiento de tu hijo, el día de su comunión, etc Encuentro de gastronomía y turismo.

prostitutas vizcaya juan carlos prostitutas

Acto seguido registraron los coches e intervinieron varios palos y una navaja. Sus quince ocupantes fueron detenidos acusados de un delito de coacción y dos de ellos, los presuntos autores de la agresión, de otro de lesiones. Trece de los sospechosos fueron puestos en libertad con cargos y los otros dos, como supuestos autores materiales tanto de las agresiones como de las coacciones, fueron enviados el lunes a prisión. Se trata de un joven de 24 años, V. Buena parte del grupo contaba en su historial con antecedentes por delitos contra el patrimonio -robos, hurtos Las víctimas, esta vez, sí identificaron a todos los agresores.

Consulta las esquelas de hoy y días anteriores. Horarios, noticias, fotos y vídeos. Un regalo para no olvidar. Regala la portada de El Norte del día del nacimiento de tu hijo, el día de su comunión, etc Sólo hay un piso abierto. Pero ahora muchos han cerrado. Se disculpa porque sólo tiene una chica disponible y me pide que la vea sin compromiso. Así funciona este edificio: Sale una joven mulata adormilada, le digo que me lo pienso y que ahora le diré algo, la chica vuelve a su cuarto y yo me quedo un rato hablando con la madame.

El de Delicias, entre un bar y un bazar, abre las puertas de 9 de la mañana a 10 de la noche D. También me dice, con poca convicción, que las chicas no viven allí: También me dice que cada burdel es independiente de los otros. Yo le pregunto que por qué y ella me dice que porque así es la vida. Que si me interesa la chica. Ya le estoy haciendo demasiadas preguntas. Salgo y subo al tercer piso. En el tercero también hay una sola puerta abierta.

Tiene un cartel en chino, escrito a boli en una hoja de libreta. Pero en la puerta hay una señora colombiana que me atiende. Se conoce que es cliente habitual, porque lo reciben casi con honores de jefe de estado. Yo aprovecho la confusión y me largo. Dentro distingo hasta tres voces femeninas con acento latinoamericano.

Decido no entrar; ya sé lo que me voy a encontrar. El es otra cosa. Para empezar, en la puerta hay dos ecuatorianos que hacen de seguridad, de guías para los clientes y de recaderos para las prostitutas. Yo decido subir por las escaleras para ver qué me encuentro, pero no hay ni rastro de prostitutas agresivas. Cada piso tiene una sola puerta y hay que tocar. Pasas, se presentan y decides. Tiene 5 pisos y guardias de seguridad clandestinos en la puerta Moeh Atitar.

Le digo que yo no venía a tener sexo sino a hablar. Me dice que bueno, que algunos lo hacen. Yo le aclaro que no es sobre mis penas, sino sobre su trabajo. Se encoge de hombros y me dice que si le garantizo anonimato, no le hago fotos y le pago, que vale. Se hace llamar Helen, tiene 27 años, es paraguaya y tiene dos hijos, los dos en su país. En este edificio, al contrario de lo pasa en el , todos los burdeles son del mismo propietario , un ecuatoriano que tiene otras casas por Madrid.

Helen estuvo antes en un hotel de carretera, pero le obligaban a pagar casi euros diario por la habitación y la comida. Pero tener a los chicos de seguridad abajo da mucha tranquilidad.

En , se separó de su mujer, qeu se fue a vivir a Tarragona con sus dos hijos, de 12 y 15 años. Incluye contenidos de la empresa citada, del medio Diario El Correo, S. U y, en su caso, de otras empresas del grupo de la empresa o de terceros. El Correo Digital Clasificados Iniciar sesión con Facebook elcorreo. Otra forma de ver TV. Bizkaia - El Correo.

0 comments
Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *